Principal
Anécdotas
Entrevistas
Galería de fotos

Susana Esquenazi Mitrani

Fecha de la entrevista: 23-2-2005
Nombre: Susana
Apellidos: Esquenazi Mitrani
Fecha de Nacimiento: 1-6-1925
Lugar de Nacimiento: Colón, Matanzas



.............Entrevista................

Entrevista: Lourdes Albo y Annette Elí
Cámara y fotos: Annette Elí
Trascripción: Lourdes Albo y Lourdes M. Peña

Mis Orígenes

Nací el 1º de julio, en Colón en el 1925 y en esa época fue cuando subió Machado al poder (1925-1933). Allí se conocieron mis padres, allí se casaron y allí nací yo.

Vinieron de Turquía, mi mamá que llegó con trece años con su mamá y sus cuatro hermanos. Ellos venían huyendo de la guerra, por allá siempre había guerra y era mucha miseria. Mi mamá la pobre siempre vivió una situación muy mala, ellos eran muchos hermanos. Ella la tenía que cuidar a todos porque era la mayor.

Mi papá vino como de veinte años, vino por el Servicio Militar Obligatorio, que enfermaba a la gente. Un hermano de él se puso tuberculoso en el Servicio Militar. Mucho trabajo, poca comida, mucho frio era lo que había ahí y es por eso que vienen a Cuba.

Subir

Mi Niñez

Ellos se fueron directo a Colón y ahí es donde ellos se conocieron. Había un grupo de hebreos sefaradí en Colón. Creo que esa fue una época en Cuba, creo que en el mundo entero muy mala. Pasamos mucha miseria, mucha necesidad, hasta poder salir de ese período tan malo. Entonces como cuando yo tenía cinco años, nos trasladamos para la Habana a Luyanó y ahí después nació mi hermano. Aquí fue la hecatombe. Ahí vivía la familias Sarfati, Mechulam, Albo (le dice a Lourdes) , tus abuelos vivían frente por frente a mi familia, en el mismo edificio vivía tu papá y tu tía Rosita.

El problema de la miseria fue muy grande, figúrate mi abuelo me mandó de Turquía una Estrella de David para que yo lo usara. Pero en la época del Machadato, había tanta miseria qué mi papá tuvo que venderla, era de oro.

Mi abuelo si hacía la Hagadá de Pesaj, nos reuníamos todos. Mi mamá también leía hebreo y leía la Hagadá. Las fiestas mi mamá me las mencionaba, pero no éramos religiosos. Nos reuníamos todos, se hacían las comidas especiales. Se comía la matzá cerrábamos todas las puertas porque los vecinos decían: “Mira los judíos como celebran…” todas esas cosas pasaban. Nos decían a nosotros los polacos, a todos nos llamábamos polacos, despectivamente.

Yo me sentía mal, imagínate a nadie le gusta que le traten así, pero nunca negué lo que soy. Yo no soy religiosa, no soy nada religiosa, pero… nunca negué que soy judía, eso es una realidad. Cuando era pequeña iba mucho a Chevet Ahim en Inquisidor.

Mi mamá era más religiosa, ella sabía hebreo y francés. Ella había ido a la escuela. Mi papá era un semi-analfabeto y mi mamá lo enseñó a leer. Mi papá nunca fue a la escuela.

Por las noches me acuerdo que mientras ponía los mosquiteros él se ponía un sombrero y rezaba una oración.

Pero había tanta ignorancia que yo recuerdo mi mamá me llevó a visitar a una tía de Alberto Mechulam que tenía paludismo y me dijo que si estaba de Dios me daba y… estaba de Dios porque me dio. Estuve ocho meses enferma. Tenía como ocho años.

Después regresamos a Colón y estuve ahí hasta que tuve que estudiar bachillerato. En Colón nació mi hermano Pepe.

Mis tías se casaron por la sinagoga. Las dos. ¿En la casa Susana? (se pregunta) Ah! No!, Regina se casó en mi casa y mi tía María se casó en un templo porque yo era niñita y yo era damita de honor.

Subir

Mi Juventud

Estudié en el Instituto de Cárdenas. Después vine para la Habana donde estudié la carrera Ciencias Físico-Química.

Recuerdo que cuando yo estaba estudiando bachillerato había una asignatura que se llamaba Filosofía. El profesor dijo que antes de empezar la clase de Filosofía quería preguntar si todos creían en Dios, también preguntó si todos creían en Cristo y yo levanté la mano para decir que yo no creía en Cristo porque era hebrea, así que siempre me he sentido judía. Cuando terminó, todo el mundo me miró muy raro. Uno de los amigos míos del aula me dijo: ¡Susanaaaaaaa!, ¿Por qué tú dijiste eso? (se ríe).

Una vez me encontré con María Gojchlerner que era muy religiosa, íbamos al Círculo Universitario que era en 21 y G, hoy es un hotelito. Era en la United Hebrew Congregation donde se reunían los jóvenes universitarios hebreos, tanto los estudiantes como los graduados. Se daban charlas científicas, filosóficas y cantábamos.

También participé en el Comité Hebreo-Pro-Banco de Sangre para Israel auspiciado por el Consejo Sionista. Ahí ayudábamos un grupo de muchachas. Maria Gojchlerner nos invitó a participar porque iban todos los hebreos a donar sangre para Israel. Fuimos vestidos con batas sanitarias para ayudar en el Banco de Sangre para enviar el suero a Israel y los glóbulos rojos se quedarían en Cuba, eso fue en el 1947. Hace muchos años… ¿Me acordaré yo de eso? Sé que nos reunimos tres veces a la semana…. Las que trabajábamos en el banco de sangre no les gustaba mucho porque dice que no las dejábamos hacer nada… (Susana lee un recorte de periódico)… el comité estaba presidido por Salomón Mitrani… pariente lejano mío…

Estudiando en la Universidad de la Habana en el 1947 vivía en una Casa de Huéspedes en 21 y O. Ahí vivía Fidel Castro. El siempre estaba muy ocupado y no siempre comía con nosotros.

Cuando termino la universidad en el año 1950, me fui de profesora de física, química y matemáticas a Remedios. Ahí trabajé diez años. También trabajé en el Instituto de la Habana.

Subir

No tan Joven pero…

Después del 1959 viaje a los Países Socialistas. Visitábamos muchos lugares. En Praga visité un monumento que tenía todos los nombres de los judíos que murieron durante la Segunda Guerra Mundial en Campos de Concentración. También visité una sinagoga en un barrio judío Villa Nueva de Praga que fue construida en el 1270. También visité un getto construido en el 1892.

En el viaje hice algunos versos. Ahí hice el “Solar Planificado”, siempre que escribo lo hago sin ofender a nadie pero con algo de buen humor.

Cuando regresábamos para Cuba, hubo alguien que decía: “Parece que algo pasa en Cuba porque han mencionado muchas veces la palabra Cuba”…. Entonces cuando hicimos escala en Irlanda vimos muchos periodistas y era que estaba pasando la Crisis de Octubre y nos decían que como había tanto peligro en Cuba que nos debíamos quedar, pero no se quedó nadie.

En aquel momento trabajaba en el Departamento de Investigaciones del Instituto de Oncología… Bueno sin ser nada brillante pero tengo mis trabajitos de investigación.

Me dediqué a la bioquímica, también hice publicaciones como “Recuperación del Metrotexate en la orina de pacientes con tratamiento de Metrotexate”. Esto es un medicamento muy caro y yo lo recuperaba de la orina de los pacientes con tratamiento…. Una de las fracciones que se recuperaban era muy bueno... era muy prometedor pero se hizo difícil continuar. Hice otras investigaciones que todas tenían que ver con el tratamiento del cáncer. Hice un trabajo en conjunto con el Dr. Lage porque los dos estábamos investigando sobre el uso del Metrotexate.

Dejé de trabajar en el año 1987, porque tenía que atender a mi papá que se calló y se fracturó la cadera. Al principio cuando me jubilé pensé tejer para la calle pero no valía la pena, mi mamá me decía que era muy mal pagado. He hecho algunos trabajos pero como hobby. Cuando tengo un tiempo libre tejo y hago algunas cosas, como una casita, un joyerito. Yo los he llevado a la Sociedad, aquí tenemos un círculo de la tercera edad también de los juristas y lo he llevado. Mi mamá me enseñó desde los ocho años a tejer. También veo revistas y hago cosas.

Hay veces escribo como te dije. En una actividad del grupo SIMJA, leí unos versos que les escribí a Sorijón. Lo hice el 4 de octubre del 1984, cuando no iba casi nadie al Patronato. Se los voy a leer: “A Sorijón venimos a homenajearte con afecto y emoción, a un amigo servicial, al fraterno Sorijón ¿Y cuántos añitos cumples? Pregunté sin discreción y me vino a contestar “No puedo contar, lo digo en otra ocasión…” Y yo no puedo dormir con esta preocupación… ¿Cuántos años cumplirá nuestro bueno Sorijón? … esto me lo dijo Adela…" Años tiene burujón… pero tiene pretensiones de pasar por muchachón." Y ahora en serio le decimos y con gran satisfacción… larga vida deseamos para Pepe Sorijón”.

En el 1982 cuando vino mi hermana a Cuba, ellos eran muy religiosos y el esposo quiso visitar el Patronato. Pepe mi hermano lo llevó…después ahí hice la amistad y me quedé asistiendo a las actividades. Tengo más amistades.

Ahora se ve otra actividad, sobre todo del ’82 para acá. Ahora se ve una diferencia tremenda. Recuerdo a Marcus Matterin en la biblioteca, pero casi no había miyián.

Me he reencontrado con personas, mira te conocí a ti Lourdes, a quien conocía era a tu papá, tu tía Rosa Albo. Eso da mucha alegría. Por ejemplo los Safarti empezaron a ir por mí.

Mira… ahora con esta entrevista me siento halagada porque me siento hasta importante. (Se ríe).

Subir