Principal
Anécdotas
Entrevistas
Galería de fotos

Sofía Chanivecky Rawet

Fecha de la entrevista: 19-1-2005
Nombre: Sofía
Apellidos: Chanivecky Rawet
Fecha de nacimiento: 8-12- 1925
Lugar de nacimiento: La Habana



.............Entrevista................

Entrevista: Lourdes Albo, Annette Eli y Lourdes M. Peña
Cámara y fotos: Tatiana Santos
Trascripción: Lourdes Albo y Amanda Adato

Mis Orígenes

Bueno… mi papá nació en Kiev, Ucrania. Pero estuvo casi toda su juventud en Budapest, ahí estudió violín, se casó por primera vez y nació mi hermana Rosita. Vino a Cuba en el 1923 cuando enviudó. Rosita era muy pequeña, creo que nada más de dos años. Entonces es cuando conoció a mi mamá, Felicia (Feigele) Rawek.

Mi mamá nació en Polonia en Varsovia. Primero antes que él se casara con ella, ella estuvo viviendo en casa de un hermano, Felix, que la esposa se llamaba Rebeca. Mi papá era cliente de esa tienda, ella despachaba en la tienda. Y entonces, dice mi papá que él olió el olor de la comida que ella estaba cocinando y él dijo…MMMMM!! Que rico huele esa comida! y por ahí empezó a enamorarla. Todavía ella no estaba enamorada de él. Pero se enamoró después... Se casaron en el 1924. Fueron a vivir a la Habana Vieja, pero después vivíamos en Regla hasta que cumplí veinte años.

Rosita vino cuando tenía seis años, mi papá enseñó a Rosita a tocar el violín, él además sabía tocar el mandolín. Después siguió estudiando en el conservatorio municipal de aquí de Cuba, terminó ahí los estudios. Después fue a los Estados Unidos cuando tenia diecinueve años, era cuando el Machadato ( 1925-1933).

Subir

Mi Niñez

El 8 de diciembre de 1925 nací y mi hermano Luís nació el 20 de junio de 1927. Fui a una escuela que era la Escuela Número 3, allá en el pueblo de Regla, en la calle principal, en la calle Martí. Mi hermano, primero fue a la escuela Máximo Gómez, pero después lo cambiaron para una escuela particular, el colegio San Juán que era en la calle Marti también.

La vida de nosotros era bastante activa en la sociedad hebrea, íbamos a muchas fiestas, las festividades hebreas las celebrábamos generalmente en el Centro Israelita, de la Habana. Íbamos cuando Rosh Hashaná, Iom Kippur.

En Pesaj nos reuníamos en familia, nos reuníamos con el hermano de mi mamá. Siempre celebrábamos juntos Pesaj. La primera noche de Pesaj en la casa de nosotros, la segunda noche en la casa de ellos. Así era como celebrábamos las festividades hebreas.

Mis padres hablaban idish pero aprendieron muy bien el español. Yo entiendo el Idish, pero me cuesta trabajo hablarlo. Mi papá también hablaba ruso, polaco y húngaro.

Subir

Mi Juventud

Yo iba mucho a los bailes del Centro Israelita. Eran muy bonitos… en uno de esos bailes conocí a Raymundo Silverbush. Nos enamoramos y nos casamos. La boda se celebró en el “roof garden” del Hotel Moderno en el 1947. Ellos eran dueños del hotel, estaba en la calle Dragones. Tuve dos niños, Alberto y Carlos. Ellos se llevaban nada más que 17 meses.

Mi hermano Luis se casó en el Patronato. Conoció a Rosita cuando viajaba con mi papá, los dos eran viajantes y pasaron por ahí por la casa de Rosita, ahí fue donde se enamoraron. Empezaron a salir juntos y eso…. Hasta que se casaron. Primero Rosita vivía en Guanajay y después se mudaron para la Habana. Primero se mudaron ella y la hermana solas y después vinieron los padres.

Rosita y Luis sólo tuvieron un hijo, Rafael Chanivecky. El no está aquí ahora, esta en Canadá.

Mi hermano Luis –como te dije– era viajante, después se hizo compositor. Fíjate primero estudió para comercio y después cambió completamente para la música y empezó a componer. La señora no le gustaba que él compusiera porque decía que esos eran artistas y que después se iba enamorar de otra mujer. Eran celos lo que tenía (risas). Eso era por lo que no quería que fuera compositor. Él, lo hacía a escondidas hasta que ella lo descubrió y entonces una noche en el programa de televisión “Juntos a las Nueve” tocaron “ La Luz en tu Mirada”, una canción preciosa, que yo me quedé asombrada. Esta canción fue popularizada por el cuarteto “Los Zafiros” en los años ’60. También fue tema de la película “Locura Azul”.

“La noche y tú vive la luna enamorada
Y al contemplarla enamorada me hace soñar
Fascinación, revelación maravillosa
Aprisionada por la noche y por mi amor
Perfume de tu aliento en un suspiro
Prendido, acariciado por mi voz
Llevarte más allá del infinito, ardiendo en la fiebre de mi amor
Locura Azul, intimidad maravillosa, aprisionada por la noche y por mi amor
Locura Azul (bis)”.

De mi hermano Luís también hubo cantantes que interpretaron sus canciones Vicente… Martín que tenía la voz de tenor, que gravó una de mis canciones, los Zafiros. Omara Portuondo, Ela Calvo. Hay unos dibujos animados también, un cuento de José Marti “Bebe y el Señor Don Pomposo” que tiene la música de mi hermano Luis. También en el 1996 compuso una música para la obra de teatro “Diario de Ana Frank” que un grupo del la Comunidad estaba ensayando la obra. Es muy linda la música.

Yo también compuse canciones: Como me enamoré me vino la inspiración y compuse la canción “Cual Velo de Tul”. Porque yo veía la luna así como un ave, como una cosa que parecía un tul. Esa la grabaron y se oyó por radio que la cantaba Gladis Fernández, no había televisión. Escribí otras OH!! Mi Luna de Miel”, “Luz a mi Existir”, “En tanta Soledad”. No, no se cantaron, pero al menos yo lo viví.

“Al Fin Llegaste a Mí”. ¡Esa fue la que premiaron en le Festival del Creador! En la catedral fue donde se celebró (muestra recorte de periódico y canta).

Llegaste junto a mí, al fin llegaste ami,
Tu mirada me envolvió como en un limbo de luz,
En tu mirar adiviné tu sincero y gran amor,
Me supiste comprender y llegar al corazón
Al fin llegaste a mí, ahora sí soy feliz,
Al fin ya estas aquí, ahora sí soy feliz (bis).

Subir

No tan Joven pero…

Estuve un tiempo que no iba a los servicios religiosos, después empecé a ir al Patronato en el 1981 cuando mi hermano Luis empezó a oficiar los servicios religiosos. Estaba con Blummenkranz y Samuel Lipszyc. En aquel momento ellos eran poquitos…, hasta que empecé a ir a Adath Israel. Ahora me emociona ver a los niños cantar, en ese tiempo no cantaban niños, así tan chiquitos como ahora.

También participo en la actividades del grupo SIMJA y en los ejercicios, sé que si no fuera así, todo fuera distinto.

Por eso quiero decirle a los jóvenes que sigan tan caballerosos, que tienen muy buen carácter, a mi me han tratado muy bien, así que les pediría que siempre sigan igual, que no cambien.

Subir