Principal
Anécdotas
Entrevistas
Galería de fotos

Salomón Mitrani Barlía

Fecha de la entrevista: 4-1-2005
Nombre: Salomón
Apellidos: Mitrani Barlía
Fecha de Nacimiento: 4-8-1922
Lugar de Nacimiento: La Habana



.............Entrevista................

Entrevista: Lourdes Albo y Annette Eli
Cámara y fotos: Tatiana Santos
Trascripción: Lourdes Albo, Amanda Adato y Lourdes M. Peña

Mis Orígenes

Primeramente, le voy a decir que soy habanero. Yo nací en la Habanaí el 4 de Agosto de 1922. Fue en Monte e Indio, en los altos de la dulcería “La Favorita”. En una casita que hacía esquina allí. Papá, frente a ese lugar donde yo nací en las calles Monte e Indio, tenía una tienda, que se llamaba “ La Torre de París” le puso así porque mamá había llegado hacia poco de París y decía que la Torre era muy bonita.

Me preguntas que cómo se conocieron primero mis padres ¿No? Papá vino en 1913. El nació en 1899, así que vino de trece años. Cuando vino a Cuba, ya tenía varios hermanos, estaba el tío León, el tío Isaac –esos dos vinieron a América por cuestión de la guerra que se estaba formando en 1914. Es decir, que papá vino en el ‘13 porque en 1914 se formó la Guerra Mundial en Europa. La Primera Guerra, entonces ellos se fueron de Turquía. Mi mamá era de Constantinopla que hoy le dicen Ankara y mi papá de Kirklareli una frontera con "Rusia" (fiel a la grabación original). Fíjate que mi papá era pobre, que en Turquía andaba descalzo en la nieve.

Mi papá con sus hermanos mayores fueron primero a los Estados Unidos, al parecer no les gustó y decidieron venir a Cuba ¿Por qué? Porque aquí había una colonia que se estaba formando, aunque ellos fueron los primeros que vinieron a Cuba. Vinieron muy pobres y casi eran analfabetos.

No había aquí muchos yiyisim (ashkenazim) habían pocos, sefaradím sí había, pero yiyisim no habían venido todavía. ¿Ustedes saben lo qué son yiyisim?

Primeramente vinieron los hermanos mayores, el tío León, soltero, y el tío Isaac. Pues tenían otros tres hermanos que se quedaron en Turquía; entre esos mi padre que más tarde decidiría venir a Cuba solo con trece años. Vino llamado por sus hermanos a La Habana, no pudo quedarse en La Habana y luego se fueron a Colón donde se establecieron. Allí en Colón se dedicaron al comercio de tela, vendiendo tela, de ropa, allí hicieron dinero porque estaba la guerra andando y empezó “la danza de los millones”. Eso era cuando el gobierno de Menocal, entonces naturalmente, en Cuba se vendía mucha azúcar, se vendía azúcar. Cuba era la gran tasa azucarera del mundo.

Pasado un tiempo se mudan para La Habana donde abren nuevos comercios uno de ellos era la “Torre de París”, aunque papá tenía otros anteriores que estaban en Belascoaín y Monte. Este tiempo fue muy prospero para mi familia.

Necesitaban más parientes, más familia. Lo que no sé si esos dos hermanos que quedaron en Turquía con mi abuela. Era mi tío José y el tío Menahem. Menahem que es Salvador. Y le dieron uno de esos comercios en Monte y Belascoaín. Mientras ellos se quedaron en “ La Torre de París”.

Estaban solteros todavía, pero entonces los dos mayores se empezaron a casar también. El tío León se casó con la tía Eugenia y el tío Isaac se casó con la tía Lea y tuvieron muchos hijos. El tío León no tuvo hijos, pero el tío León era el que mandaba, se puede decir, como era el hermano mayor, al tío León los hermanos le hacían caso, en todo lo que hiciera ¿entiende? Todos los negocios que tuvieron en la Habana lo tenían entre parientes, entre primos y hermanos.

Resulta que había una costumbre, para que vayan ustedes aprendiendo, que no había mujeres hebreas aquí. Les dije que venía la inmigración, primeramente de hombres. Todos los hombres vinieron huyendo, se puede decir huyendo, yo no quiero decir huyendo pero emigraron de Turquía a La Habana, unos a La Habana, otros se fueron para Argentina o irían para otros lados. Era una costumbre que siempre han tenido, si no tienen dinero no se casan y por eso querían casarse. Pero ¿cómo se podían casar?, porque aquí no habían hebreas y ellos no se querían casar con cubanas cristianas, sino con hebreas. Entonces ustedes saben que había mujeres casaderas, que trataban de casar a la gente. ¿Cómo se dice a ellas? ¿Casamenteras? Casamenteras, que trataban de casar a la gente. León se casó, ya se casó Isaac con las mujeres que vinieron de allá. Pero a papá lo animaron para ver si se casaba también, ya tenía buena situación. Le vinieron a decir: "Chico, ahí tenemos una gente de Turquía, una señora que tiene varias hijas".... Todavía estaban en Turquía, mi madre y las hermanas, que eran la tía Rachel, la tía Donna y mi madre que se llamaba Ida, y papá dijo: Bueno, que me manden fotos a ver si me interesa alguna" . Se iban a casar, enamorarse por fotos.

Entonces hicieron así, le mandaron fotos de mamá, fotos de Donna y fotos de la tía Rachel. Pero que entonces, le mandan medio cuerpo, medio cuerpo de mi madre Ida y dice:"A mí me gusta esta mujer, que era de medio cuerpo, pero la foto la quiero entera, verla entera porque puede ser coja, puede ser bajita y puede ser toda deformada y yo no voy a casarme con una que no sepa yo que, o que esté deformada" (risas). Porque después había que gastarse el dinero para mandarla a buscar. Entonces mi abuela que se llamaba Ventura era viuda y como quería casar a las hijas mandó otra vez fotos de mi madre a mi padre. Le mandaron una completa, entera. Entonces le gustó mi madre y le dijo" Sí, que la manden".

Pero con esa historia mandaron entonces a mi madre con la tía Rachel. La tía Rachel e Ida mi madre. Vinieron en barco, porque antes no había aviones. Quiero que sepa que aviones de allá para aquí, de Europa a América no había aviones. Eso fue en el año 1921.

Déjame contarte como fue la boda de mis padres. El comercio tenía un gran patio, un patio grande, me acuerdo que tenía un almacén donde se exhibía toda la mercancía, que no era más que tela. Entonces como había un gran patio se casaron allí, como no había, la sinagoga creo yo y si la había era muy chiquita, no podía casarse allí .Se aceptaba el matrimonio religioso oficialmente. Porque otra cosa, no había juzgados ni nada de eso donde la gente viniera y se casaban, y notarios menos que menos. Lo que había era casarse por lo religioso bajo la jupa. Y eso lo aceptaron con el papel de religiosos con la Ketubá. Allí fueron todos los familiares y todo y allí hicieron la boda. Ellos fueron a residir al frente del comercio.

Entonces el tío Aarón se enamoró de la tía Rachel y también se casaron. Tanto uno como otro hicieron la misma boda y se casaron ahí. Mamá con papá y Aaron, el tío Aaron, se casó también con la tía Rachel. En Turquía solo quedaron con mi abuela, el tío Pepo y la tía Donna por parte de mi mamá.

Subir

Mi Niñez

Nací yo primero. Después nació uno que falleció, que se llamaba Jacobo. Jacobo, que era el nombre de mi abuelo, el papá de mi madre. A mi me pusieron Salomón como el papá de mi papá, es costumbre que se ponen los nombres de los abuelos. Nacieron también mis hermanas; Esther como la mamá de mi padre que todavía no había llegado a Cuba y la otra Ventura, por la abuela.

Después, entonces un poco más tarde vinieron mi abuela, la mandaron a buscar era de Kirklisiá, con otros dos hermanos más que tenían, que eran José y Menahem, que le dieron el comercio después, el de Belascoaín.

Las casas estaban cercas estaba el tío Isaac con la tía Alegre tuvo cinco hijos: Esther, Fortuna, Salomón, José y Violeta. El tío León y la tía Eugenia, no tuvo ningún hijo. Nada más lo que hacían era guardar, guardar, guardar, guardar, guardar el dinero, no querían o no podían tener hijos.

Cuando venían las festividades hebreas se hacían en las casas. Por ejemplo: Januca, Purim, sobre todo Pesaj era la que se hacía. ¿Dónde se hacía? Siempre se acostumbraba hacerla en casa del hermano mayor. Pero como el hermano mayor no tuvo hijos, entonces se hacían las fiestas en casa del tío Isaac. Que era el que tenía más hijos.

Se hacía una mesa grandísima. Las madres se encargaban de estar sirviendo las mesas. No había criadas ni nada de eso, no se usaba. Lo que se usaba era que las mismas esposas sirvieran las mesas, naturalmente lo primero que se hacía era leer en hebreo, el único que sabia era el tío Isaac que daba las primeras oraciones.Todo en hebreo se hacía y después se hacía en español también para que nosotros aprendiéramos. En eso estábamos ya chiquiticos nosotros, empezábamos con la corredera, la agitadera y eso, dentro de la misma casa, la mesa era grande.

Todos nos reuníamos menos el tío José, porque las costumbres hebreas son tan radicales que casi no lo citaban, lo tenían un poquito marginado. Pues fue el único que no se casó con hebrea, ella era una española, que era doméstica de la casa de uno de ellos, no sé de cual de las casas era. Se llamaba Corona de apellido.

Mi tío Isaac era el que hacía el servicio religioso en la casa, porque él todo los días cuando se levantaba por las mañanas hacía las oraciones en hebreo y a la hora de almuerzo y por la noche, así que él era el único que llevaba la religión porque los demás éramos analfabetos, no sabíamos leer en hebreo. No quiere decir que no eran religiosos. Siempre buscábamos al tío Isaac para el mendar (Yiztkor) de abuelo.

Hablaban en "sefaradí" (hemos respetado la información se refiere al ladino), aprendí a hablar por ejemplo me decían agraviar que es estar bravo. Las maldiciones eran en turco, por ejemplo iso fitiso quería decir hijastro, ¿De dónde tú eres iso fitiso? A la cama le decía camareta. A la abuela Ester yo le hablaba así, porque ella tenía la costumbre después de almuerzo de dormir la tarde y nos metíamos en la cama con ella. Decía sácame a los fisos de aquí que no voy a poder resistir (risas).Yo era muy salpinico, eso quiere decir majadero. Ve Samolonico eres salpinico, todo lo que me decían eran en turco.

Cuando era chiquito mi papá tuvo un fracaso muy grande porque había revendedores de telas que negociaban con empresas extranjeras y eran lo que les vendían a los tres hermanos, papá, tío Isaac y tío León. Había hay un vendedor que les ofreció una tela muy buena, les dijo que había venido en un barco. Le decían Ratine, era una tela muy gruesa. Se le ocurrió vender la tela igual que como venía, si hubieran hecho colchones, cortinas y otras cosas, pero no lo hicieron. ¿Qué pasó? Que papá tenía mucha suerte, compraban billetes enteros de un número, si le gustaba lo compraban, entonces lo compraban a nombre del comercio, lo metían en la caja como si tuviera un valor. En la caja de valores de ellos y lograron sacarse 60 mil pesos, en aquella época esa suma tenía un valor bárbaro. Entonces invierten el dinero en comprar la Ratine que se convirtió toda la tienda en Ratine, pero no lo confeccionaron y quebró la tienda, entonces con lo que quedó lo dividieron entre los tres hermanos, pero como el tío León no tuvo hijos, tenía más dinero. Me acuerdo que era una caja contadora que tenía tres gavetas y cada hermano guardaba su dinero.

Cerraron las tiendas se dividieron la ropa que tenían en la casa y se pusieron a vender en la calle de ambulantes y mi papá terminó así vendiendo en la calle , así que nunca más tuvo comercio. Eso fue como en el 1930, cuando el Machadato.

.Después que crecí un poquito, me pusieron a mí en el primer grado, porque no había antes el kindergarten. Lo que se usaba era el primer grado, segundo grado. La escuela se llamaba "Nuestra Señora de las Mercedes" , ahí estaban también todos mis primos. Esa escuela era privada. Antes de papá quebrar yo iba a la "Escuela Número 21", en aquella época las escuelas públicas no tenían nombre eran por números, estaba cerca del comercio, era por la calle Indio.

Cuando papá quebró nos fuimos a vivir a la Víbora en la calle Pasaje Enrique. Papá encontró una casa, ahí en esa calle vivía mi tío León, que era primo, pero él no podía hacer ninguna fiesta en su casa. El se casó con una mujer que era española, que no quería ver los judíos, era antisemita. No quería trato con los judíos la española, tuvo dos niñas de lo mas lindas. ¿Qué hacía el tío León? Venía a la casa, a celebrar todo con nosotros, traía todas las cosas para casa de nosotros de Pesaj, también venia otro primo que se llamaba Salomón Pambuco que quiere decir de época peso como el algodón, era soltero.

Mi papá no era muy religioso, pero yo iba con papá Iom Kippur, a eso de las cuatro de la tarde ya no podía más y me quería ir. A eso de las 5 de la tarde tomábamos un refresco o algo y ‘cortabamos ‘asi era como decíamos terminar el ayuno.

En la Víbora mi papá se sacaba la lotería a cada rato pero no se le ocurrió comprar el chalet. De ahí nos mudamos al Reparto Batista que había una buena colonia hebrea, ahí estaban mis primos. Éramos muchos de familia. Ahí estaba shiribi, que quiere decir señor Juda.Todo el mundo iba a esa casa, éll tenía un domino y cobraba , él vivía con su esposa madame Sara, tenían cuatro hijos. Él también vendía, arroz, aceite y otras cosas.

Subir

Mi Juventud

Después nos fuimos a Luyano a Rosa Enrique, ya tenía dieciocho años corría el año ’40, ya apto para la votación, estaba apto para pertenecer a organizaciones y en ese tiempo yo iba a " San Alejandro" (Escuela de Artes Plásticas fundada en 1918).

Ahí la gente del Partido Socialista Popular me “atrapa”, estaban ellos reorganizando los partidos para hacer después las elecciones, entre esos estaba el Partido Socialista Popular y como papá siempre fue muy liberal, muy demócrata, pero él no era ciudadano cubano así que no podía pertenecer. Ahí me hice muy amigo de Agapito Figueroa que era secretario de los sindicatos nacionales. En el partido llegué a ser presidente de la Juventud Socialista, hice muchas actividades, movilizábamos a los trabajadores, hacíamos colectas para recoger dinero. Fui presidente de la juventud como ocho años, hasta que fui a Israel para la guerra. En aquel entonces yo era presidente de la Juventud Comunista de Luyanó. Empezamos a trabajar, íbamos a casa de las gente para vender unos sellos, por eso decíamos “pidiendo siempre pidiendo” para los fondos del partido, vendíamos la Revista "Mella" y el Periódico "Hoy" que lo vendíamos entre la juventud y era para los fondos del partido.

Supe lo de Israel porque tenía amigos en Kerem Kayemet como Regina Algaze y conocía a Salvador Bennun , primo de un cuñado mío. Salvador me dice un día que se estaba formando un grupo para ir a Israel, así que decidimos formar nuestro propio grupo. Israel Bichachi, David Bakalchuk y Jaime Goldberg fueron de los primeros que quisieron unirse.

Después también se unieron al grupo Isaac Barrocas, Elías Tacher e Israel y Rubén Behar. Todos eran hebreos menos Primitivo Ramírez, pero ese era de la Comunidad de nosotros porque él se había casado con una hebrea que era rubia y era judío de corazón.

Para ir a Israel empezamos a recoger dinero, porque nosotros no teníamos dinero. Fuimos a todos los comercios pero la verdad que los comercios estaban reacios (negarse) a dar dinero, daban una “peseta” –equivalente a veinte centavos. ¿Tú crees que con eso podíamos ir? Pero seguimos, mi papá me ayudó, me ayudaron todos los parientes míos. Pero el comercio entero de Muralla, le decíamos mira que vamos a combatir a Israel.

Entonces dijimos, vamos a Artemisa que es donde más revolucionarios hay. Así que fuimos, había una colonia hebrea bastante grande fuimos de casa por casa, ahí si pudimos hacer una buena recogida. El grupo se componía como de veinte o treinta . Todo el que quería ir tenía que poner dinero y ayudar.

Nos empezamos a preparar hacíamos práctica de marcha, nadar subir montañas, teníamos que estar preparados para ir a Israel, aprendimos arme y desarme. Un día
Salvador me dice que había un Israelita llamado Solowiejczyk que nos iba enseñar a marchar y nos fuimos para el Laguito que estaba en las afueras de la ciudad por aquel tiempo, así que a mi me gustó porque así aprendía a marchar en hebreo. Había algunos que tenían trece o catorce años, así que no podían ir. No hicieron caso ahí estaban Chichilote, Benjamín Fridman y otros.

Empezamos a marchar en hebreo, pero es que viene una máquina y ven que estamos marchando en hebreo y no entiende. Slowiejczyk le dice que se vaya, entonces el individuo con el carné en la mano le dice que él es periodista y que tiene que saber que estábamos haciendo. Al poco rato ese periodista llama a las perseguidoras y vienen como cinco. Nos montan a todos y nos llevan para una estación de policía que quedaba por el Puente de la Lisa, ahí comienzan a tomar los datos y se dan cuenta que Chichilote solo tenía trece años así que lo liberaron, pero todo el mundo le empezó a dar recados para sus padres .

Yo que tenía una paquete se lo di, imagínate dentro además de las telas había propaganda comunista. Yo tenía que ir al Laguito cuando terminaba de trabajar, asi que si iba a mi casa primero no llegaba a tiempo. Un policía me preguntó qué era ese paquete y yo le dije que era tela que soy vendedor de la calle.

Aunque nos cogieron como presos políticos nos pusieron con los comunes, estuvimos dos días, en el Príncipe. Parece que Chichilote hizo todo bien porque a los dos días nos sacaron. Cuando llegué a mi casa mis padres estaban vueltos locos. En los titulares de la Habana, en primera plana decía: “Levantamiento de una banda de jóvenes que iban a derrocar al Gobierno de Prío”.

Resulta que el israelita no lo vimos más, pero nosotros estábamos decididos a irnos para Israel. Había un barco el Yagiello italiano que los ingleses habían cogido ese barco para tropas y salían entre dos o tres días, así que fuimos a buscar visa a las distintas embajadas, unos fuimos para la embajada francesa, o la italiana, otros a la de España. Recolectamos bastante dinero, hicimos fiestas bailables, a un peso la entrada para recaudar fondos.

Vino el barco y toda esa gente de la Habana Vieja que se enteró que íbamos para Israel para la guerra, se fue al puerto a despedirnos. Fíjate que alquilaron una lancha para despedirnos fuera del morro. Aquello fue impresionante, unos abrazos y unas “querencias” tremendas.

El Yagiello era también el que había llevado a otro grupo de cubanos que ya estaba en Francia para ir a Israel. Después nos enteramos que Ernest Hemingway estaba en el barco. Primitivo cuando estaba en el barco me dijo: "Estate atento que me voy a retratar con Hemingway". Primitivo se echó para atrás para que saliera porque Hemingway no quería retratarse con nosotros, estábamos en tercera clase y él estaba en primera y todos nos íbamos para la primera clase. Después hicimos amistad con Hemingway, él fue uno de los que dio dinero, porque en el barco también recogimos dinero.

Tuvimos otro problema, el Fridman que yo les dije, Benjamín Fridman que no podía ir porque era muy joven. ¿Sabe lo que hizo? No le pidió permiso a su padre, así que cuando nos fuimos se metió de polizonte con otro un francés, debajo de una lancha que había ahí. Cuando el barco estaba fuera del Morro dicen que había dos polizontes y uno era Benjamín. El capitán los cogió presos y dijo que cuando llegarán a Gibraltar los iban a entregar a los ingleses porque no tenían el pasaje. Les puso a limpiar todo el barco, ellos querían ir a Israel y yo dije que había que recoger dinero. Recogimos entre todos el poco dinero que teníamos y fuimos donde estaba Hemingway y enseguida dio dinero y unos hebreos también dieron, al fin recogimos todo el dinero. Luego los pusieron a trabajar en la cocina.

Fuimos a Italia, Génova. Estuvimos paseando, fue a Nápoles, Venecia, pero después nos fuimos en tren para atravesar Francia. Yo no sabía que a los cubanos los consideraban tanto, no nos exigían nada, parece que por el azúcar.

Llegamos a Marsella donde había una casa que recogía toda la gente que iba para Israel. Nos presentamos y ellos nos acogieron , en esa casa estuvimos algún tiempo.. El barco Habima era el que recogía a todos la inmigración de hebreos que se iban para Israel. El lugar donde nos quedamos había sido un campo de concentración Nazi, por primera vez estuve en un campo de concentración, como estuvieron los hebreos de otros lugares. Estuve durmiendo en barracas. Para bañarnos era en una pila (llave de agua) y nos daban la comida en cubos. A este lugar le decían Campo de Transito, todos los que venían de Alemania, Austria, Francia, Irlanda, Canadiense, Marroquíes, españoles de todas las parte del mundo. Los idiomas que más se hablaban era el Inglés, francés e italiano.

En el Habima nos tocó las bodegas de abajo en aquel momento, porque las familias que tenían hijos, chiquitos le daban mejores lugares, pero a nosotros que decíamos que íbamos a combatir, nos tocó la bodega del barco. Íbamos miles en el barco a pesar que debía llevar sólo mil pasajeros. Durante la travesía nos dijeron que nos escondiéramos porque los ingleses no defendían a Israel.

Cuando llegamos a Haifa fue en septiembre de 1947, fuimos a Zafad. Primero nos hicieron preguntas para saber por qué veníamos a Israel y pasamos el examen médico. Nos montaron en un camión y nos llevaron hasta Zafad como decir el Escambray aquí y en Zafad nos reclutaron nos hicieron…. Se me olvidó decirte que en aquel momento éramos doce de aquellos treinta que empezamos, los demás se arrepintieron. Antes habían ido ocho y dos de ellos se murieron que fue Salvador Mitrani y Daniel Levy, que murieron cuando el triste suceso del Altalena , así que de aquel grupo quedaron seis …. (Se emociona) a mi me emociona eso mucho porque pobrecitos se murieron, es muy triste.

La primera contienda que hicimos fue ir a una aldea de árabes y por la noche fuimos rodeamos la aldea le exigimos que todo le mundo saliera, queríamos saber quién había atacado un kibutz cerca de esa aldea. Me emocionó mucho… ahí sacamos a todos lo hombres porque habían matado a la gente del kibbutz. Ellos dijeron quien fue y fue fusilado. Fue en el Líbano y atacamos al Líbano, toda la noche fuimos a pie fuimos de Zafad al Líbano, íbamos en la fila porque estaba todo minado, seguimos hasta la frontera del Líbano no hubo ningún ataque.

Ahí el sargento de nosotros era sefaradita así que hablamos enhebreo o en español, el decía: "Todos los coños aquí ahora”. Nosotros decíamos: "¿Quiénes son?", "Ustedes, mismos que se pasan el día diciendo esa palabra". Él era un guerrero tremendo. Los idiomas que más hablaban era el hebreo, el inglés y el español. Ahí había colombianos, argentinos, griegos, turcos, polacos y hasta chinos.

Le voy a contar una anécdota que se van a reír también… estuvimos frente a la frontera con Líbano, era una fortaleza, un fortín que había sido de los ingleses. Estábamos acantonados. De noche nos ponían a hacer guardia. A mi me tocó con un argentino a hacerla, nosotros fumábamos con el cigarro al revés, ¿por qué? porque si fumas de noche ellos cogian puntería a ese lugar y le das tiempo para matarte.

Esa noche me dice vamos a dar una vueltecita y nos fuimos caminando, caminando que casi caminamos un kilómetro por todo ese camino. Veo un jipi (jeep), hay que correr ahora, cuando empiezo a correr, busco a todos lados y no le veo... se perdió el argentino, empiezo a llamarlo Burstein … Burstein y oigo una voz lejos: “Aquí estoy , estoy aquí”, era que se había caído en un hueco, así que lo saqué. Cuando llegamos al portón estaba el jefe de la milicia que había ido a investigar. El quería dar las quejas porque no estamos ahí, pero le “metimos un cuento” le dijimos que sentimos un ruido y fuimos a investigar. Tremendo problema si se dan cuenta que era mentira.

Estuvimos allí ocho meses, llegué gordo pero me fui flaco porque caminé mucho, era de día y de noche para ir a las aldeas, para sacar a los francos tiradores que se subían a las casas y hacían atentados a los hebreos. Muchos pensaban que nos íbamos a rendir pronto.

Regresamos porque en mi caso como te dije me encanta Israel pero yo era bailador, enamorado pero para conseguir tenía “que tener lengua (hebreo) de israelita” porque no me iban a entender nada en español. Por qué yo me iba a casar allí si toda mi familia estaba en Cuba. Mi mamá, mi padre, toda mi familia. Yo sé que nunca iban a ir a verme a Israel.¿Qué iba a ser solo ahí?

Rubén Behar se quedó que tenía familia y se casó, vino de Turquía a Cuba pero que su abuelo era rabino y se fue para Israel, así que se quedó con su abuelo. Ahí se quedaron los cuerpos de los dos que murieron, se enterraron y fuimos a visitarlos al cementerio.

Estuve en la marcha que se hizo por la Independencia de Israel. Escribí un cuento donde hago un recuento de lo que vi, la madre que aguantaba su niño porque quería saludar, los viejos agradecidos, muchos se llenaban de lágrimas y se secaban los ojos. Hice la historia de la marcha que hicimos. Al final me pregunto si era verdad lo que había yo hecho o si estaba satisfecho por la independencia de Israel, no sé pero creo que estoy con mi deber cumplido.

Cuando regresé seguí igual con la ayuda a Israel, hablaba en la Unión Sionista por radio, en la juventud hebrea. Aunque había un poco de frialdad porque los dirigentes no eran muy pro-Israel en aquel momento, esa fuerza no lo había.

Cuándo vino Menajem Beguin a Cuba en el 1950 yo estuve en el cuerpo de guarda espaldas. Él mismo pidió que lo cuidara el grupo de cubanos que había combatido en Israel. Fuimos todos los cubanos que estuvimos en Israel a cuidarlo y a saludarlo en el Hotel Nacional. Estuvimos las veinte y cuatro horas sin armas. Aquí estuvo más de una semana, él todavía no era presidente de Israel. Te voy a decir de todas formas yo no era simpatizante del Irgún. Yo fui por Israel porque yo me sentía israelita y judío antes que todo. Era un hebreo que vino aquí y fue muy bien recibido. Lo invitaron a todos las organizaciones hebreas y dio un banquete en el Hotel Nacional y dio un discurso.

Por aquel tiempo iba a la Chevet Ahim. Recuerdo que yo era muy bailador y era muy gordo , así que me iba a bailar , también iba al Centro Asturiano y conquistaba donde pudiera. Así fue como conocí a la última que me dominó, Pilar mi esposa.

Cuando conocí a Pilar yo no la llevé a mi casa. La conocí en un baile del Club Crusellas que era una fábrica de jabones. Costaba un peso la entrada y las mujeres iban de gratis. Fue la primera vez que nadie me quería aceptar para bailar, parece que era muy feo. De lejos había alguien que no estaba bailando, ella me dijo ven acá y la invito a bailar y desde aquel día no se despegó más nunca, porque íbamos a bailar. Íbamos a la Chevet Ahim y la Casino Deportivo que eso estaba lleno de hebreos.

Tuvimos siete hijos, cuatro varones Jacobo, José, Alberto y David, a todos menos a David le hicimos le Brit porque me querían cobrar cien pesos y eso no se lo pago a nadie porque mi situación era muy mala en 1966.

Pilar aceptó hacer todo lo que yo decía, al principio mis padres no la aceptaban pero cuando nació Alberto, mi primer hijo, si. Pilar aprendió todo.

Subir

No tan Joven pero…

Tu no sabes cuanto significa para mi el ser judío yo tengo un file que está lleno de todas las situaciones que han pasado en Israel, todos los recortes de periódicos, para mi todo lo judío es importante, el judío es un hombre inteligente, no inteligencia muy exagerada, es nato en nosotros ser inteligentes tanto en los hombres como en las mujeres. ¿ Crees qué un Albert Einstein pueda existir en otro lugar que no sea judío? Un Segismund Freud, padre del psicoanálisis, ese es judío. Yo tengo admiración por toda esa gente, esos conceptos siempre ha sido igual toda mi vida.

Mi sueño ya se cumplió Israel es independiente, como no voy a ser feliz porque los judíos tenemos un hogar que antes no lo teníamos, que tanta discriminación hemos tenido fuera de Cuba, en Europa y otros lugares.

Subir